Residuos, nadie dijo que fuera fácil

El trabajo en una planta de residuos no es nada fácil, pero el objetivo vale cada momento.

Sandra se levanta a las 5 de la mañana cada día, a sus conocidos les parece extraterrestre su trabajo y quizá lo es.

Una parte de la población, de las industrias, de los gobiernos, generan residuos sin preocuparse por su gestión, sin saber siquiera qué pasa con los residuos una vez que los tiramos al contenedor. 

Por suerte, gracias a personas como Sandra, industrias como nuestros clientes, gobiernos que se toman en serio la gestión de los residuos, asociaciones que luchan por cambios legislativos o que trabajan para mejorar la educación ambiental están creando una nueva realidad en la que se vislumbra un nuevo horizonte. 

Reducir la contaminación y evitar la extracción de nueva materia prima son los dos objetivos claves de la valorización de residuos. 

Hemos de reducir el residuo que acaba en vertederos.Hemos de reducir la cantidad de materia que extraemos, los recursos que nos da la tierra ya se han agotado, estamos en déficit ecológico y no nos cansaremos de decirlo. Obtener materia primera con residuos es clave para no seguir talando árboles, para no seguir vaciando pozos de petróleo o minas y contaminar con toda la industria extractiva. 

Gracias Sandra, gracias a todos los que desde vuestro espacio buscáis y generáis alternativas, a quienes desde vuestras posiciones de decisión en empresas conseguís reducir el impacto medioambiental de los residuos más allá de las obligaciones, gracias a quienes educáis y os preocupáis por informar a los ciudadanos de la situación, del impacto generado, de las alternativas de consumo y gracias a todas las personas que os preocupáis por mejorar vuestro ciclo de consumo.