Un día para no celebrar: El día del Exceso de la Tierra

El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, o Earth Overshoot Day, es la fecha en la que la humanidad agota los recursos que el planeta puede generar en un año, el día en el que nos gastamos el presupuesto anual de la naturaleza.

Es un día promovido por la organización sin ánimo de lucro Global Footprint Network con la intención de alertar al mundo sobre la insostenibilidad del actual ritmo de consumo.

No tiene fecha asignada, como el día del planeta o el día del reciclaje, sino que se calcula cada año, dividiendo la biocapacidad del planeta entre la huella ecológica de la humanidad y multiplicándola por los 365 días del año.

Por un lado, la biocapacidad cuantifica en hectáreas los recursos naturales de la Tierra que generan productos o actividad económica. Suelos de cultivo y pastoreo, los bosques para extraer madera y papel y que absorben el CO₂, las áreas urbanizadas y los recursos pesqueros del mar.

Por otra parte, la huella ecológica cuantifica los pastos, peces, árboles y otros recursos que la población necesita para cubrir sus necesidades.

La sobrecapacidad se produce cuando el consumo es mayor que los recursos disponibles, momento en el que se habla de déficit ecológico, o default ecológico, el planeta entra en recesión.

Cuanto mayor sea este déficit, más cercano al 1 de enero se ubicará el Día de la Sobrecapacidad en el calendario, es decir, antes agota la humanidad los recursos de los que en teoría dispone para este año.

España entró el 25 de mayo del 2021 en números rojos. Si todos los seres humanos viviéramos como un español medio, consumiríamos el equivalente a 2,5 planetas por año. Este 2022 entraremos en sobrecapacidad el día 12 de mayo. Cada año adelantamos la fecha, consumiendo los recursos más rápido que el año anterior.

El plan de acción debe ser urgente, no es sostenible de ninguna de las formas que agotamos cada vez más bien la capacidad de producción anual. Deberíamos hacer un reset y repensar la manera en la que habitamos nuestro planeta, quizás dejar de agotarlo como si fuera un gran outlet del que podemos aprovecharnos como si fueran rebajas todo el año.

El cambio es posible, reducir el consumo y reutilizar siempre que sea posible y especialmente separar en origen los residuos para conseguir reciclar siempre. La opción de valorizar y proteger ya es una realidad,  tenemos la tecnología, muchos residuos pueden convertirse en un recurso, introducirse de nuevo en el ciclo productivo y evitar la sustracción de nuevas materias primas.

Esta diferencia entre saquear y administrar los recursos de forma eficiente es la clave. Con algo de esfuerzo, entre todos, podremos retrasar la fecha del calendario de nuestro próximo Día de la Sobre capacidad de la Tierra.