Cómo reconocer una empresa sostenible

Aún existen demasiadas empresas que no han incorporado aún la palabra sostenibilidad a su misión, ni a sus valores como empresa, ni a sus estrategias, ni tan solo a su día a día.

Día a día vemos como las consecuencias del impacto del mal llamado “progreso” nos afecta como sociedad, como seres humanos, vemos como se agotan los recursos naturales a pasos agigantados sin que seamos capaces de poner un freno, o tan solo disminuir la velocidad. 

Algunas empresas sí que lo incorporan a su discurso, se etiquetan como empresas sostenibles, hablan de ello en sus redes sociales, hacen gala de lo bien que llevan sus políticas de empresa de camino a cumplir los objetivos de la agenda 2030. Pero si levantamos la alfombra vemos que es solo marketing, que detrás de la fachada no hay una intención real. 

Por otro lado vemos empresas que han conseguido incorporar la sostenibilidad en su actividad, conscientes del impacto que generan, de manera local pero también de manera global. Y vemos con gran entusiasmo empresas que lo llevan impreso en su ADN, que han nacido con una nueva mentalidad y no conciben que la sostenibilidad no sea uno de los pilares sobre los cuales descansa firmemente la estructura de sus organizaciones. 

Hoy hablamos de empresas sostenibles pero empecemos por el principio: 

¿Qué significa ser una empresa sostenible? o mejor dicho, ¿Qué es una empresa sostenible?

En términos generales, una empresa sostenible es aquella que prioriza en sus objetivos, maximizar su impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente por encima de solo buscar un beneficio económico. 

¿Qué características tiene una empresa sostenible?

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas publicó hace unos años, la “Guía de la Sostenibilidad Empresarial»,determinando cinco características o propiedades que  hacen sostenible o no a una empresa:

  • Integridad del negocio, 
  • Fortalecimiento de la sociedad, 
  • Compromiso de liderazgo, 
  • Informes de progreso 
  • Acción local.

¿Qué se necesita para que una empresa sea sostenible?

Lo cierto es que para que una empresa sea sostenible, no solo debería cumplir estas 5 características sino también otras tantas como ser capaz de crear una cultura de la sostenibilidad entre sus trabajadores y generar un impacto positivo en la sociedad, entre otros. 

En España, AENOR ha desarrollado un modelo de certificación que ayuda a las empresas a analizar y certificar la contribución de su estrategia de sostenibilidad a los ODS, una certificación que permite calificar a las pymes según los criterios ASG (ESG en sus siglas en inglés: medio ambiente, social y de Gobernanza Corporativa).

Este sello también podría servir a las grandes empresas para conocer el grado de sostenibilidad de sus proveedores y clientes.

La necesidad de que todas las empresas se contagien de sostenibilidad es urgente. El deterioro del medio ambiente y el agotamiento de los recursos naturales es un problema importante por el cual no solo podemos hacer responsables a los gobiernos de tomar medidas. Todos debemos involucrarnos. Las empresas también tienen su papel, y esto significa repensar todos los procesos, significa rediseñar sus productos para utilizar recursos más sostenibles, pensando el producto desde el “nacimiento” de la materia prima hasta el desecho del mismo. Significa incorporar prácticas sostenibles en su día a día. Y a nivel de reciclaje, no es solamente poner contenedores para separar en origen, no es solamente contratar una empresa y “comprar”  la reubicación de residuos, o dicho de otra manera, pagar para que la contaminación que genera sea llevada a otra zona geográfica o directamente al vertedero. Significa tender al residuo zero, a buscar la gestión idónea de los residuos para conseguir el mayor porcentaje de reciclaje y valorización posible de los mismos. 

En Residus Cirera nos convertimos en el departamento de medio ambiente de su empresa para valorar las mejores opciones posibles y conseguir que su empresa entre en ese selecto grupo de empresas sostenibles.