Más fibras naturales, menos microplásticos

Un alto porcentaje de microplásticos se generan al lavar prendas de fibras sintéticas. ¡Tenlo presente a la hora de comprar tu ropa!

Cuando nos alarmamos (con toda la lógica del mundo) al constatar la existencia y la proliferación de las famosas islas de plástico de nuestros océanos, tendemos a olvidarnos de otro desecho muy similar que pasa más desapercibido simplemente por su tamaño: los microplásticos.

Esos minúsculos pedacitos de plástico son los protagonistas de este artículo. Quien más quien menos sabe qué son y cuál es su impacto, pero desconocemos el protagonismo de las fibras textiles sintéticas a la hora de generar este insidioso residuo. ¡Quizás sea la hora de pensar en ello antes de nuestra próxima visita a la tienda de ropa!

¡Vuelve a la fibra natural!

Según un estudio de la Universidad Rovira i Virgili, más de la mitad de los plásticos del mar proceden de la lavadora. Estas fibras se liberan y llegan al mar cuando lavamos nuestras prendas sintéticas, en especial en los primeros lavados.

El único remedio realmente eficaz contra este enemigo ambiental pasa por tomar consciencia de nuestras prácticas de consumo. Tal vez sea el momento de replantearse seriamente una vuelta a las fibras de origen natural, tanto animales como vegetales.

Presentando los microplásticos

Aunque hay diferentes definiciones de los microplásticos, puede decirse que son polímeros sólidos de menos de 5 mm no solubles y de baja degradabilidad. Pueden ser primarios (fabricados así) o secundarios (si proceden del deterioro de piezas mayores). Hay que destacar también que los microplásticos secundarios representan entre el 69% y el 81% del total que existe en los océanos. ¡Alarmante!

Entre las diversas fuentes de esos microplásticos nos llama la atención una: las fibras textiles sintéticas. El acrílico, el nylon y el poliéster están entre las más conocidas, pero no son las únicas; el tejido del forro polar es mayoritariamente PET, el mismo tereftalato de polietileno del que se hacen las botellas.

Como actores involucrados en la gestión de residuos y el asesoramiento ambiental, volcamos todo nuestro entusiasmo en un tratamiento adecuado y diferencial de prácticamente cualquier tipo de desecho. Aun así, un consumo responsable es la mejor política que podemos aplicar individualmente para reducir nuestro impacto ambiental.

¿Necesitas asesoramiento sobre esta o cualquier otra consulta?

¡TE AYUDAMOS!