Residuos industriales y sostenibilidad, un desafío rentable

gestión de residuos

Nuestra sociedad y nuestro modelo productivo se encuentran en un punto crítico, una encrucijada en la que todos nos estamos jugando mucho. Se impone un cambio de paradigma en el que la industria, los consumidores y las empresas de gestión de residuos tenemos mucha tarea por delante. 

La buena noticia es que el esfuerzo merece la pena. En este artículo hacemos un recorrido rápido por los residuos industriales: su origen y naturaleza, las estrategias de tratamiento y valorización de los mismos y los resultados positivos que esto trae en concreto a las industrias que generan estos residuos.

¿Qué son los residuos industriales?

Es todo residuo procedente de la actividad industrial (en la fabricación, transformación, utilización, consumo, limpieza o mantenimiento). Pueden tener la consideración de peligrosos o no, y como te imaginarás hay una enorme diversidad: materia prima no aprovechable, restos de producción, producto estropeado, embalaje, etc.

Aunque las emisiones a la atmósfera se consideran aparte, las aguas empleadas en procesos industriales también se incluyen. Pueden contener elementos en suspensión, compuestos peligrosos, contaminantes biológicos, sustancias radiactivas o presentar altas temperaturas, entre otros problemas.

Estrategias de tratamiento y valorización

Las estrategias actuales contemplan tres grandes fases en el tratamiento y gestión de residuos:

  1. Prevención
  2. Valorización
  3. Eliminación

Nosotros, como gestores de residuos, actuamos principalmente en las fases 2 y 3 con operaciones en las que buscamos la eficiencia energética y de resultados. 

La valorización tiene por objetivo dar al residuo una finalidad útil y que sustituya a otros materiales “vírgenes”. Hay numerosas operaciones de valorización (las “operaciones R” de las administraciones), pero pueden agruparse en tres grandes acciones: la preparación para la reutilización, el reciclado y otros tipos de valorización.

En cuanto a la eliminación de los residuos llamados no recuperables, también existen numerosas operaciones (las “operaciones D”) de depósito, vertido, incineración, almacenaje, tratamiento… Cada uno se aplica conforme a protocolos rigurosos en función del residuo del que estemos hablando.

Ventajas para l

a industria

Sin duda, la prevención de la generación de residuos plantea un esfuerzo a las industrias. Nosotros como consultoría ambiental, podemos asesorarlas y acompañarlas en el plan de prevención. Y podemos decir que, también constituye una oportunidad de negocio y de rentabilidad de inversión. Por ejemplo, en:

  • Ahorro en materia prima y energía
  • Optimización de procesos
  • Mejoras en salud laboral
  • Ventajas con compañías aseguradoras
  • Facilidades de cara a la administración
  • Mejora de imagen corporativa
  • Reducción de sanciones administrativas

No está mal, ¿no? ¡Es el momento de dar un paso hacia una economía industrial verdaderamente sostenible!

¿Tienes un residuo difícil de gestionar?

¡TE AYUDAMOS!