Día mundial del reciclaje

El día 17 de mayo es el día mundial del reciclaje, una gran oportunidad para concienciar a la sociedad y a futuras generaciones de la importancia de gestionar los residuos de forma responsable. Un hábito para proteger los recursos, frenar el cambio climático y proteger el medioambiente.

Todos los días son buenos para hablar de la importancia de reciclar y reducir el volumen de los residuos generados y hoy 17 de mayo haremos hincapié en la necesidad de respetar el medio natural e implementar la norma de las cinco erres: Reducir, Rechazar, Reutilizar, Reparar y Reciclar.

Reducir es la palabra clave de las cinco erres. Una buena opción para fomentar la reducción de los residuos es adquirir productos que tengan el mínimo envase posible, como comprar productos a granel y rechazar aquellos con embalajes innecesarios.

Reutilizar es una buena opción para dar una nueva vida a productos o envases ya utilizados, evitando así adquirir artículos nuevos que terminarían siendo un residuo más. Hay múltiples opciones para reutilizar productos que tenemos y darles continuidad, como bolsas y cajas que podemos utilizar más de una vez o convertir artículos o envases obsoletos, en productos completamente nuevos. En las redes sociales encontraremos múltiples ejemplos fáciles de hacer, como macetas, lámparas…

Cuando se estropea un gran electrodoméstico como una nevera o una lavadora, no nos planteamos tirarlo antes de repararlo. Esta actitud debemos incorporarla también en los pequeños electrodomésticos. Puede que para nosotros la diferencia económica de comprar o reparar sea pequeña, pero el precio para el medioambiente es muy alto.

Cuando ya no nos quede otra opción que tirar un residuo, reciclar está en nuestras manos. Es un hábito sencillo y al alcance de todos que permitirá tratar un residuo para recuperar su material y fabricar con éste nuevos productos. Cuando practicamos el reciclaje y separamos los residuos depositándolos en los contenedores correspondientes para cada tipo de residuo, contribuimos en la disminución de los costos y energía necesaria para el transporte, fabricación y extracción de nuevas materias primas, todo esto es sinónimo de menor uso de combustible y energía eléctrica, lo que constituye una menor generación de dióxido de carbono y contribuye a la lucha contra el cambio climático y el efecto invernadero.

Con 40 botellas de plástico se puede fabricar un jersey polar.

Con 80 latas de refresco se puede fabricar una llanta de bicicleta.

Con 6 tetrabriks se puede fabricar una caja de zapatos.

En Residus Cirera damos nuevas oportunidades a los residuos procedentes de la industria para convertirlos en un recurso y en materia prima de nuevos productos. Fomentamos así la economía circular y conseguimos reducir los residuos que van al vertedero, además de un ahorro económico para el cliente.

Hoy es el día para recordar a las administraciones, empresas y familias que debemos buscar soluciones para generar menos residuos. Cambiar los hábitos y tomar conciencia que debemos proteger el medioambiente es el objetivo. Entre todos haremos un mundo mejor.

Cerrar menú